72 horas en Copenhague en silla de ruedas

En 2019 una amiga y yo pasamos tres días en Copenhague, la verdad que fue un viaje estupendo. Era la primera vez que íbamos a un país nórdico y nos encanto, además de ser muy cómodo para una persona que se desplaza en silla de ruedas.

Aterrizamos el viernes por la noche directas a cenar. Habíamos elegido un hotel bien ubicado que la verdad fue un acierto, la habitación era algo pequeña pero tenia todo lo necesario, Wakeup Copenhagen, Bernstorffsgade. El aeropuerto esta muy bien comunicado con la ciudad por transporte público, allí mismo tienes máquinas expendedoras de billetes. Nosotras cogimos el tren a la Estación Central de Copenhague y desde ahí fuimos paseando al hotel, como ninguna de las dos nos orientamos especialmente bien callejeamos algo más de lo previsto e invertimos más de los 10 minutos que se tarda realmente

En 72 horas no puedes perderte:

Las 72 horas que estuvimos en Copeague nos encantaron y nos dio incluso tiempo a cruzar a Suecia y conocer Malmo. Como os decia al principio es una ciudad muy cómoda con un transporte público accesible y funcional, sin necesidad de servicios de apoyo. Algunos sitios que no puedes perderte:

  •  Visitar el símbolo de la ciudad… la Sirenita construida en base al cuento de Andersen que dio lugar a la comodísima película de Disney, que la mayoría de mi generación ha visto…. Como pasa en más de una ocasión en si misma nos pareció que no vale nada pero el entorno mereció mucho a pena. El Parque de Lingelinie, por el cual dimos un muy agradable paseo que nos encanto, visitamos la fortaleza de Kastellet. Nosotras fuimos en autobús desde el hotel y volvimos paseando por el Barrio de Ostebro, una zona acomodada y tranquila de la ciudad en el que encuentras un gran numero de embajadas y lugares de interés como: el palacio de Amalienborg, hay zonas que se pueden visitar pero la verdad que nosotras no entramos, la iglesia de mármol, el castillo de Rosenborg, que tiene unos jardines preciosos delante y una zona que nos llamo especialmente la atención: el barrio de Brumleby, con una arquitectura muy peculiar y zonas infantiles super originales. (En términos de accesibilidad hay zonas algo adoquinadas pero no lo recuerdo como especialmente complicado.
  • El Barrio de Christianshavn, una vez más llegamos en transporte público y volvimos paseando. Nuestro primer objetivo era visitar la Iglesia del Salvador, que tiene una cúpula en espiral, que tiene mucha gracia subir pero no es accesible. Yo espere abajo a Esther. De ahí pusimos rumbo a la ciudad libre de Christiana que merece la pena ver, nosotras no invertimos mucho tiempo paseando por ella porque el olor a porro es intensito por zonas y la verdad que a ninguna de las dos nos gusta. No abandonamos al zona sin visitar la Opera de Copenhague (preciosa), y los canales que a algunas personas le recuerdan a Amsterdam
  •  Parque del Tivoli. Nosotras fuimos a ultima hora de la tarde y la verdad que tiene bastante gracia es como un parque de atracciones algo decadente situado en el centro de una moderna ciudad. Tienes algunas atracciones y los típicos puestos de feria. Es curioso de visitar.
  •  El Canal de Nyhavn, una zona con muchísima vida y muy bien cuidad, Es el antiguo puerto de la ciudad. Nosotras como buenas turistas hicimos un paseo en barco por la ciudad que salen con muchísima frecuencia y la verdad que ver el Palacio Real desde el mar es muy bonito. Al lado esta la plaza del ayuntamiento, que también estaba muy animada. palacio de Christianborg y el parque del Tivoli.
  • La calle peatonal de Strøget, es muy agradable de pasear. En nuestro caso la atravesamos muchas veces porque estaba muy cerca de nuestro hotel y de una manera u otra con frecuencia pasábamos por ella.
  • Si eres cervecero, no puedes dejar de ir al barrio de Vestebro, donde esta el museo de Carlsberg y puedes degustar cervezas.
  • Hacer una excursión de día, nosotras decidimos cruzar a Suecia y conocer: Malmo. Ambas ciudades están separadas por el estrecho de Oresun, unidas por un puente espectacular de coches y tren. Desde Copenaghe se tarda media hora en tren y los hay con bastante frecuencia. Algunas cosas que no te puedes perder si decides cruzar y todas a distancia andando:
  1. Perderte por las calles del Gamla Staden, si vas en silla manual no será muy cómodo en las zonas de empedrado, pero tiene mucho encanto con casas bien cuidadas de distintos colores y plazas históricas.
  2. La plaza de Stortorget, la más grande e histórica de la ciudad, donde esta el ayuntamiento.
  3. Tomarte un café en plaza pequeña (Lilla Torg) con sus atractivas casas de mercaderes. Ahí esta también el Jardín de la granja de Hedmnska que merece un breve paseo.
  4. Acercarte al rascacielos retorcido que es sin duda uno de los símbolos de la ciudad, el Turning Torso inspirado en una escultura de Calatrava (a nosotras nos toco un día muy nublado y lo cierto es que bien bien no la disfrutamos). La torre esta en una zona de moderna arquitectura especialmente distinto a lo demás que es muy agradable de pasear.
  5. El Castillo de Malmo, no visitamos los museos que alberga por una cuestión de timing, pero acercarte al castillo merece la pena.
  6. Muy cerca esta el Museo Marítimo y Tecnológico, en el que la verdad no hubiéramos entrando pero al final nos encanto.
  7. Visitar el molino de Slottsparken, a mi me encanto e incremento mis ganas de hacer la ruta de los molinos por Castilla.

Fin de semana en valencia

Tras el fin del estado de alarma, menudos términos nos hemos acostumbrado a usar… decidimos pasar un fin de semana en Valencia. Era el destino perfecto, una ciudad amable, con playa, bien comunicada y un hotel Ilunion!!! Que sinónimo de accesibilidad y trato exquisito.

El jueves al terminar de trabajar nos pusimos en ruta, aprovechando las ventajas del teletrabajo nos ahorrábamos el atascazo del viernes. De hecho, invertimos la tarde del viernes en algo mucho más agradable. Al terminar de trabajar nos tomamos algo enfrente del hotel y pusimos rumbo paseando hacia la playa, atravesando el jardín botánico y lo que debía ser el antiguo barrio de pescadores a la par que calles con casas que aprecian de comerciantes de la naranja. Lo primero que vimos al aproximarnos a la playa fue el Balneario de las Arenas ahora reconvertido en hotel, un edificio espectacular estilo principios del siglo XX.

Hicimos una breve parada para tomar una coca cola viendo el mar y de ahí pusimos rumbo a la ciudad de las Artes y las Ciencias, nos quedamos con ganas de disfrutar de alguno de los conciertos al aire libre que están previstos para este verano, pero ninguno coincidía ese fin de semana… También quedo pendiente para otra ocasión, el visitar alguna de las exposiciones. La verdad que tenían pintón. Tras a travesar este pulmón verde y cultural de la ciudad pusimos rumbo a la zona de la catedral, la verdad que es una zona de la ciudad que me recordó bastante a Barcelona, tras caminar más de 14 kilómetros llegamos a tiempo para una cena agradabilísima en una pequeña terraza. De las cosas fantásticas que tiene Valencia es que es muy plan, y literalmente rodé sin dificultad todo el trayecto.

El sábado teníamos turno de desayuno a las 8am así que prácticamente abrimos la playa… la playa de la Malvarrosa es urbana, pero es tan larga que resulta muy agradable y la verdad que no había nada de aglomeración de gente. Pero… quizas eso fue suerte no lo se… ¡Por supuesto a la playa también fuimos caminando! Al llegar alquilamos dos tumbonas y nos hicimos fuertes allí, el servicio de acompañamiento al baño no estaba activo aun pero dado que puedo caminar pequeñas distancias hice el bañenato en la orilla cual reina y luego siempre hay manos para levantarme. Sobre las seis tras una larguísima jornada de playa nos acercamos a la terraza del club de vela que estaba animadísima, con protocolo covid, pero tomar una copa con música de fondo hoy más que nunca sabe diferente. Llegamos tan derrotadas al hotel que tomamos algo en el bar de enfrente y a la cama.

El domingo a primera hora fuimos al mercado central que esta reconvertido en mercado de locales de restauración, siguiendo la tendencia de muchas ciudades. La verdad que el edificio es precioso y este súper cuidado. Aprovechamos y callejeamos un poco por la zona que es súper agradable.

De ahí para terminar de exprimir el fin de semana nos fuimos a la reserva natural de la Albufera, que me encanto y a diferencia de lo que pone en internet tiene muchas zonas por las que puedes pasear sin problema con la silla, seguro que al ser enorme hay zonas inaccesibles, pero desde luego nosotras estuvimos más de hora y media paseando sin problema. Personalmente me quede con muchas ganas de hacer el paseo en bote por la albufera, que pregunte y se podía hacer teniendo movilidad reducida, pero teníamos reserva para tomar una Fideua y no nos daba tiempo. La fideua después de meses sin ver el mar, seguro que sabe distinto, pero desde luego la nuestra estaba buenísima. Después de comer Mar me acerco al AVE ella ponía rumbo a Murcia y yo volvía a casa. ¡La verdad que exprimimos el fin de semana! Y yo agradecí enormemente revivir la sensación de volver el domingo a Madrid muerta de un fin de semana fuera!!

 

Madrid sin barreras

Palacio real de Madrid

El Palacio Real merece la pena una visita, es totalmente accesible, el personal de sala te acompaña por el itinerario alternativo para que no te pierdas nada. El acceso por la explanada de la Armería es precioso, desde aquí accedes al mirador, la Real Armería, las exposiciones temporales y por supuesto al palacio. Además del recorrido por las estancias principales del palacio que albergan verdaderas obras de arte, no puedes dejar de visitar las cocinas de palacio, a nosotras nos encantaron. Al salir visitamos también la Armería y apreciamos los jardines del Moro desde el Mirador.

Al lado del Palacio Real esta la Catedral de la Almudena, a mi personalmente no es el estilo catedralicio que más me gusta, pero siempre es interesante visitarla. Además, desde su Cripta se aprecian unas vistas espectaculares de Madrid y ya que vas tampoco puedes perderte sus dos museos (la accesibilidad dentro de la catedral esta solventada con elevadores e itinerarios alternativos). La plaza de oriente separa el palacio real del teatro real, tiene una zona de jardines muy bonitos y estatuas de 20 reyes españoles, os aviso que con la silla no es especialmente cómodo. La plaza de Oriente termina en el Monasterio de la Encarnación, que normalmente se puede visitar, pero ahora esta cerrado así que siento no poder informaros de la accesibilidad.

Entre el límite de la plaza de oriente hay numerosas terrazas, entre ellas el Café de Oriente con su tradicional chocolate con picatostes. No tengo claro que sea accesible porque el día que fuimos nos quedamos en la terraza.. si me consta que otras terrazas de la zona lo son porque estuvimos comiendo en otoño.

El Teatro Real organiza visitas que son muy interesantes por las obras de arte que alberga y por la historia que aprendes. Si quieres ir a ver una opera, ballet o concierto, cuenta con entradas para personas con movilidad reducida así que puedes disfrutar con tu acompañante.

El Jardín Botánico es de mis descubrimientos de la pandemia, la verdad que hasta ahora estaba en mi lista de cosas que hacer pero nunca lo había llevado a la practica. Nosotras fuimos en Otoño, que si eres una persona como yo a la que le encanta las características hojas caídas de esta época te encantara. Nada más entrar te facilitan un mapa con los itinerarios accesibles, puedes visitar todo el jardín únicamente tienes que tener en cuenta que en ocasiones tienes que dar un pequeño rodeo para evitar los escalones. Dentro hay un palacete de cristal con la tienda de recuerdos y exposiciones temporales, además hay terracita agradable para tomar algo sin pretensiones. Tengo muy pendiente ir a ver las luces del botánico de Navidad, el año que viene sin falta …

Entre las visitas de carácter cultural que no te puedes perder en Madrid están sin lugar a duda los grandes museos como son El Prado, Thysen y Reina Sofia, los tres perfectamente accesibles y sin coste la entrada de la persona con discapacidad y su acompañante. No me las voy a dar de experta en arte, porque no lo soy … soy una aficionada a las exposiciones temporales y a conocer las permanentes de los tres museos pero poco más, buscando en google podéis encontrar información valiosa sobre las obras que en ellos se exponen. Tuve la oportunidad de ir a ver la exposición del Reencuentro del Prado y la verdad que fue fantástico ver las obras más representativas del museo recogidas en un itinerario de dos horas y con poquísima gente, respetando así las medidas impuestas por el COVID19. La Fundación También y la Fundación Deporte y Desafío con las que práctico deporte de manera habitual organizan periódicamente visitas guiadas a exposiciones temporales o a temáticas concretas dentro de las permanentes. Estas visitas están fenomenal y son accesibles a cualquier persona con discapacidad.

Menos conocidos, pero suelen albergar exposiciones chulas son el Centro Centro en Cibeles y Caixaforum cerca de Atocha. La verdad que la actividad cultural de Madrid es muy amplia y encuentras de todo y en la mayoría de los casos accesibles (creo que, en términos de museos, el Museo Sorolla por su peculiaridad es de los pocos no accesibles para silla de ruedas). Los teatros en los que yo he estado todos tienen entradas para personas con movilidad reducida al igual que el auditorio nacional, lo que si pasa a veces es que el proceso de compra de entradas es más incomodo de lo habitual.

Madrid accesible

Madrid rodando

Estos meses de pandemia estamos aprovechado para conocer sitios nuevos de Madrid y visitar otros que teníamos algo olvidados. Voy a ir haciendo una breve recopilación de planes que puedes hacer cómodamente por Madrid si te desplazas en silla de ruedas.

Empezamos por agradables paseos “verdes”.

El Retiro, el conocido como pulmón verde de Madrid es el parque de la ciudad por antonomasia. Es la versión madrileña de Hyde Park o Central Park, pero bastante más pequeño, no por ello menos agradable y quizás más manejable. Suele haber mucha gente haciendo ejercicio y talleres o actividades para los niños. Yo suelo entrar por la puerta que esta en la zona de Ibiza o por la que esta Alfonso XII.En terminos de accesibilidad de puedes desplazar por practicamente todo el parque sin problema, hay zonas pavimentadas y otras sin pavimentar pero muy transitables.

Hay varios jardines como los de Vivances, Cecilio Rodriguez o del Arquitecto Herrero Palacios. Entre los “secretos” que guarda el parque destacaría el estanque (no se si es accesible) pero hay gente que alquila barquitas, la zona del pabellon de cristal ( se construyo en 1887 para albergar una muestra de plantas exóticas en la Exposición de Filipinas) en la que suele haber exposiciones o cosas interesantes. Entre los secretos que alberga el Retiro se encuentran una bella rosaledam la estauta del Angel Caido (unica escultura que representa el diablo en el mundo) o las ermita de San Pelayo y San Isidoro 

Hay numerosos sitios para tomar algo y puestos itinerantes, los baños estan adaptados. Nosotras en epoca pre-covid ibamos alguan vez a la terraza Florida Retiro que de plan tardeo y noche estamuy animado. La zona de Ibiza pegada a Retiro esta muy de moda y hay un monton de sitios para ir a tomar algo, pero con frecuencia son de banquetas altas lo cual si estas sentado en la silla es un poco incomodo porque ves poco y oyes menos..

Parque del Capricho casi lindando con el parque rey Juan Carlos en la Alameda de Osuna, encontramos este parque pequeñito y muy cuidado. Me encanto la verdad que es chulisimo con dos zonas como diferenciadas, un jardin afrancesado y otro más inglés. Tan pronto te sentias en la escena final de Notting Hill cómo salvando muchismo las distancias en … Los tres mosqueteros. Ademas de los caminos trazados hay zonas que invitan a la exploración, no accesibles pero si super entretenidos para niños y mayores. Dentro del parque tambien encontraras el Palacio de los Duques de Osuna y un bunquer de la guerra civil.

Parque Rey Juan Carlos, es enorme esta al lado de IFEMA. Si vas solo y no estas en plena forma, tiene zonas mas practicables que otras por las pendientes. La Fundacion Tambien tiene un servicio de prestamo de bicicletas adaptadas y canoas que esta fenomenal.

Casa de Campo, hasta el COVID unicamente habia ido a la casa de campo por la zona de los antiguos pabellones a comer en alguno de los pocos restaurantes que quedanpero que son muy chulos o al Circo del Sol. De pequeña fui al ZOO y Parque de Atracciones pero no me acuerdo de nada la verdad.. Estos ultimos meses hemos descubierto la entrada por la carretera de Humera y el paseo es super agradable, ademas los niños tienen parques estupendos para jugar. Tengo bastante pendiente coger el teleferico que dicen que la vista es preciosa, pero hasta donde yo se el acceso no es accesible.

El Pardo, en el propio pueblo del pardo hay un agradable paseo pegado al rio y me consta que por el pardo hay zonas muy practibles si vas con un freewheel o similar, yo la verdad que siempre he ido extrictamente a comer. Cerca del Club de Deportes Somontes (que es completmanete accesible y donde juego al padel) hay un paseo estupendo

Madrid Rio, la verdad que cuando estaban haciendo las obras de la M30 yo creo que muchos de nosotros pensabamos si le ibamos a sacar partido… fue un verdadero incordio para muchas personas.. lo cierto es que yo creo que si. El paseo es super agradable y esta lleno de puntos de actividad para pequeños y mayores. Este tipo de urbanismo fomenta el ejercicio fisico de todos los que vivimos en Madrid

Milan sin barreras

Escribiendo este post tengo una mezcla de sentimientos. Recuerdo el fin de semana de Milán con muchísimo cariño, lo ciudad estaba ambientadisima. estábamos en plena Fashion Week, nos hizo un tiempo buenísimo, fantástico para recorrer la ciudad paseando aprovechando que es plana y por ello fácilmente transitable con la silla, de hecho, recorrimos paseando 26km el primer día y 18km el segundo… lo pasamos fenomenal! Pero… ese fin de semana la pandemia dio la cara en Italia… el domingo cuando volvíamos al aeropuerto había ya muchos trenes cancelados… sabíamos que algo pasaba, pero no éramos conscientes de lo que se nos venía encima. Esta fue mi primera y última escapada al extranjero en 2020.

Nosotras volamos al aeropuerto de Malpesa, que cuenta con una buenísima y accesible red de tren para acercarte a la ciudad, además si tienes movilidad reducida no pagas el billete. Cogimos el tren a Garibaldi y de ahí el metro a San Siro. La red de metro de Milán cuenta con numerosas paradas accesibles y en la mayoría de estaciones las personas de seguridad te ofrecen la posibilidad de llamar a la estación de destino para confirmar que funciona el ascensor o elevador.

Nuestro hotel estaba a 15 min rodando de la parada de metro, justo al lado del estadio. Fue impresionante atravesar el parking del estadio y recordar la final de la Champions que tuvimos la suerte de vivir hace unos años.

Teníamos día y medio para descubrir Milán, un tiempo increíble y muchas ganas de pasear así que la premisa general fue coger el metro para llegar al punto más lejano y de ahí empezar a caminar con rumbo, pero sin ruta fija para empaparnos del ambiente cosmopolita, vivo y especialmente glamuroso de la ciudad. Coincidía que empezaba la Fashion Week y la ciudad estaba llena de modelos posando.

–        El sábado empezamos el día cogiendo el metro a la parte norte de la ciudad, Porta Garibaldi es una de las zonas chics de Milán. La porta en sí misma es muy bonita, pero no podíamos perdernos tampoco el bosque vertical, uno de los rascacielos más característicos de Milán. De ahí pusimos rumbo al cementerio.

–        El cementerio de Milán es enorme y tiene tumbas que son verdaderas obras de artes, en definitiva, es un gran museo al aire libre. Nosotras no hicimos la visita guiada e íbamos leyendo la cartelería. La verdad que si volviera si la hubiera hecho para conocer el trasfondo histórico y cultural de las tumbas más significativas.

–        De ahí bordeamos Chinatown, pero no nos adentramos en ella. Hicimos una parada en boxes en una agradable terracita, para disfrutar de un café viendo pasar el tranvía. Y pusimos rumbo al Parque Sempione al que entramos por el espectacular Arco de la Paz. En el parque además de dar un agradable paseo, visitamos el castillo Sforcesco. La Torre Branca, la versión milanesa de la Torre Eiffel, también merece una visita, nosotras la verdad que no subimos, pero creo que hay un ascensor que te lleva a la parte alta y las vistas deben de ser espectaculares. Alrededor del parque hay un montón de terracitas súper agradables y muchísimas vidas. Continuamos nuestro paseo hacia el Duomo. En esta ruta cometimos un error que fue no pasar por la iglesia de Santa Maria della Grazie y apreciar el famosocuadro de Da Vinci, “La última cena”.

–        Para llegar al Duomo atravesamos las espectaculares galerías de Víctor Manuel que son una verdadera obra de arte. Como había bastante gente en la catedral decidimos que entraríamos el domingo.

–        Se acercaba la hora de comer, así que empezamos un paseo sin rumbo claro por los alrededores de la catedral buscando un restaurante con terracita que tuviera buena pinta y precios “no turísticos” el reto era importante… estábamos en el icono de la ciudad… jeje. Al final comimos como a quince minutos de la catedral.

–        En la zona que rodeaba al Duomo se respiraba glamour por los cuatro costados, estábamos en plena Fashion Week y había modelos posando por las calles. Durante la tarde visitamos la Scala y paseamos por los barrios de Brera y la espectacular Vía Montenapoleone, entrando en tiendas y galerías y disfrutando de los preciosos escaparates. El día terminó con un helado antes de coger el metro para volver al hotel, no sin antes hacer apreciar el Duomo por la noche.

–        El domingo por la mañana pusimos rumbo al barrio de Navigli, la conocida como pequeña Venecia Milanesa por sus canales, rodeados de terracitas. Estaba súper ambientado porque es el día de los mercadillos de antigüedades.. no puedes dejar de pasear por sus puestos, cotilleando lo que tenían. De ahí fuimos caminando hacia una de las zonas universitarias de Milan donde tambien encontramos la iglesia de San Ambrosio,

–        Fuimos paseando hacia el Duomo, apreciar la catedral desde fuera ya era una maravilla en si misma. Nunca imaginamos que íbamos a ser de las últimas personas en visitar el Duomo antes de que la pandemia COVID19 parara el mundo. La catedral por dentro es espectacular y las vistas desde arriba son muy chulas y se accede fácilmente por ascensor. Únicamente hay que avisar de que tienes movilidad reducida cuando compras la entrada y ahí te indican también cómo acceder al ascensor.

–        Empezaban nuestras últimas horas en Milán y decidimos aprovecharlas comiendo en una agradabilísima terraza cerca del Corso Buenos Aires y dando un paseo por la zona antes de llegar a la Estación Central y darnos un golpe de realidad… había muchísimos trenes cancelados.. la verdad que no entendíamos nada pero el tiempo ha demostrado que algo muy grave pasaba.. 

– Como os habreis percatado en el post apenas hago mención a la accesibilidad, y es que ciertamente es muy cómoda y apenas encontramos inconvenientes, salvo algún problema puntual en una estación de metro. Es tan plana y con los bordillos rebajados, que si eres una persona medio-rodante como yo, te sientes como pez en el agua porque no hace falta que te empujen.

24 horas en Eslovenia, sin barreras

24 horas en Liubliana

Eslovenia fue una gratísima sorpresa!! Pasamos escasamente 48horas, de las cuales, 24  las invertimos recorriendo la agradabilísima y comodísima Liubliana, la capital verde de Europa y que recientemente ha recibido un reconocimiento de la Unión Europea por su accesibilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas cosas que no puedes dejar de hacer en Liubliana:

• Perderte por su centro histórico, completamente peatonal, planito y lleno de lugares con encanto.

• Pasear por la orilla del rio, llena de terrazas monísimas con muchísima vida y tomarte algo de una de ellas.

• Coger el funicular para subir al Castillo de la ciudad, tiene buenas vistas de la ciudad rodeada de montañas. (Si tienes movilidad reducida el funicular no tiene coste ni para ti ni para tu acompañante.) Rodar por los alrededores del castillo no es sencillísimo pero es factible. Se puede visitar casi todo menos la torre de vigilancia.

• Los puentes, hay tres que no puedes dejar de cruzar:

◦ El puente de los dragones, símbolos de la ciudad

◦ El triple puente súper característico y a día de hoy completamente peatonal

◦ El puente de los carniceros, reconvertido en el puente del amor, lleno de candados y con cristal no apto para aquellos que tengan mucho vértigo.

Nosotras no lo hicimos pero existe la posibilidad de hacer un breve crucero por el rio, que de acuerdo con lo que he leído tiene un embarcadero accesible en el puente de los carniceros.

• Visitar el mercado central, con mucha actividad especialmente a primera hora de la mañana. La Catedral de San Nicolas, la Plaza Preseren y el Ayuntamiento (te abren una puerta lateral y así evitas los cuatro escalones de entrada)

• Parque Tívoli, un poco menos céntrico pero en una ciudad tan manejable como Liubliana realmente esta a distancia andando. La verdad que es muy agradable, tiene una rosaleda, estanque, casas de época..

• Neboticnik, el conocido como Rascacielos de Liubliana. Su terraza tiene las mejores vistas de la ciudad, merece la pena subir a ver la puesta de sol.

Dormimos en el City Hotel Ljubljana (https://www.cityhotel.si/), que nos encanto y sorprendió muchísimo porque la habitación adaptada además de ser muy amplia, tenia dos baños uno perfectamente adaptado y otro sin adaptar. La ubicación es fantástica.

Por último, he de deciros que cotilleando info para nuestro roadtrip, descubri una agencia de viajes eslovena que ademas de organizar todo tipo de escapadas accesibles, alquila todo tipo de material;  desde andadores, sillas de ruedas, gruas y handbikes a sillas anfibias para la playa o sillas de ski.

https://nolimits-tours.com/tours/top-accessible-travel-offers/

 

Venecia en silla de ruedas

La accesibilidad de Venecia me sorprendió gratamente, por supuesto no es una ciudad cómoda con más de cien islas unidas por cerca de 900 puentes, pero es innegable que la ciudad ha hecho un esfuerzo. Por nuestra experiencia esto es lo que debes de tener en cuenta:

    Para llegar del aeropuerto a Venecia hay dos opciones principalmente por carretera en autobús o por vía acuática en vaporetto o lancha-taxi. Nosotras cogimos el vaporetto que es muy cómodo y accesible. En llegar a la plaza de San Marcos tardaríamos unos 45 minutos porque para varias veces… pero la verdad que disfrutas tanto de las vistas que se te pasa volando. El billete lo compras allí directamente, como cosa curiosa y para que lo tengais presente, a nosotras nos cobraron 15€ a cada una por el trayecto, sin embargo, al día siguiente cuando volvimos a coger el vaporetto para ir a la plaza de Roma que es donde está la parada de autobuses nos dijeron que para la persona con movilidad reducida y su acompañante era gratis.
    En términos de hotel, es importante que confirméis tanto la accesibilidad de la habitación como del acceso del hotel no vaya a ser que tengais numerosos puentes, en nuestro caso no puedo recomendaros nuestro B&B porque estaba genial ubicado pero el ascensor solo funcionaba de 11 de la mañana a 7 de la tarde y además no estaba situado al nivel del suelo si no en la segunda planta.
    La plaza de San Marcos es espectacular y es muy fácil transitar por los alrededores, tanto el puente de los suspiros como el que está al lado de la parada del vaporetto son accesibles. Como anécdota para aquellos que uséis muletas, tened cuidado si os vais a hacer una foto. no os vaya a pasar como a mí que al apoyar la muleta en el puente no me di cuenta del hueco y se cayó al canal, no golpeo por muy poco a un turista que iba tranquilamente en su góndola y afortunadamente el gondolero la pesco en seguida así que tuvimos mucha suerte
    Venecia desde hace unos años tiene góndolas accesibles en las que no hace falta bajarte de la silla, http://www.gondolas4all.com/en/, que las verdades tienen muy buena pinta. Nosotras para ahorrar cogimos una “góndola colectiva” (que compartimos con dos personas más) a través de una de las múltiples webs que hay, pero si os soy sincera viendo los precios ahora nos hubiera salido igual coger una góndola para las dos con esta empresa.
    La Basílica de San Marcos y el Palacio Ducal son preciosos, suelen tener mucha cola, pero si vas en silla accedes directamente por la salida que es la entrada accesible así que tienes la gran ventaja de prácticamente no esperar.
    Otra de las grandes atracciones de Venecia es el puente Rialto que es precioso y muy cerca del esta el mercado que bien merece una visita. Para evitar encontrar varios puentes por el camino quizás lo mejor sea ir en vaporetto.
    Nosotras no fuimos, pero la isla de Murano debe ser muy bonita y bastante cómoda de pasear.
    Para comer o cenar, hay muchísimos sitios con encanto en sus callecitas, personalmente evitaría la plaza de San Marcos por sus desorbitados precios y calidad justita, como en muchos sitios turísticos…
    Venecia esta llena de tiendas de altísima gama, que nos impresiono especialmente. La mayoría tienen un pequeño escalón de entrada, como pasa en muchas ciudades europeas hay un pequeño botón para avisar y que salga alguien a ayudarte. Os podréis imaginar que esto os lo cuento desde la observación no desde la experiencia.. jeje porque ciertamente nosotras no entramos en ninguna tienda…
    En este enlace encontrareis mapas accesibles de la ciudad: http://www.venecia.es/moverse-en-ciudad/itinerarios-accesibles.htm Nosotras nos manejamos con uno que nos dieron en el B&B pero estos son mejores porque te indican que puentes son accesibles y cuáles no. En algunos blogs recomiendan pasar por la oficina turística para coger un mapa y la llave para los elevadores de los puentes, la verdad que nosotras no fuimos para evitar tener que ir luego a devolver la llave y porque había leído en numerosos blogs que los elevadores con frecuencia no funcionan…

Roadtrip de Venecia a Dubrovnik en silla de ruedas.

En este viaje hemos intentado apurar al máximo los 6 días de vacaciones que teníamos, el objetivo lo conseguimos, pero hemos vuelto a casa con la sensación de que nos queda mucho por ver así que…. habrá que volver.

Como decidimos ir a Croacia con poco tiempo volar a Dubrovnik ida y vuelta salía carísimo así que nos pusimos a ver posibilidades y vimos que volar a Venecia salía por un precio súper razonable y nos permitía conocer la ciudad y pasar por Eslovenia que no lo teníamos previsto.

A grandes rasgos podemos dividir el viaje en tres partes:

  • Primera parada Venecia. De manera efectiva estuvimos una tarde, que invertimos en disfrutar de la plaza de san Marcos y sus alrededores y darnos un paseo en góndola (colectiva por aquello de abaratar la turistada, lo reservamos por internet, hay un montón de agencias que lo ofrecen) Para desplazarnos desde el aeropuerto y hasta la parada de autobús al día siguiente usamos el vaporeto que es comodísimo y súper accesible, si bien es cierto que va abarrotado de turistas. Como hace muchas paradas el trayecto es bastante más largo que si fueras en taxi-lancha, pero aprovechas para ir disfrutando de las vistas. (El trayecto desde el aeropuerto nos costó 15€ a cada una, al día siguiente no nos cobraron a ninguna de las dos por tener yo movilidad reducida)
  • Segunda parada: Eslovenia. El primer objetivo era llegar a Liubliana desde Venecia, tras explorar por internet vimos que las conexiones en transporte público eran largas, nos pareció que la plataforma de trayectos compartidos y/o privados https://www.goopti.com/es/ era la mejor opción, compartimos el viaje con unos italianos y la verdad que goopti funciono fenomenal! Para asegurarme que cupiera la silla pague el extra de material deportivo que son 3€. Llegamos a Eslovenia a las 11:30 de la mañana y nos pusimos a explorar la ciudad, la verdad que nos encantó y he deciros que es muy planita así que comodísima. Al día siguiente recogimos le coche de alquiler y pusimos rumbo a los impresionantes Lagos de Bled y Bohinj, de camino paramos en Radovlijca que que nos decepciono… Antes de poner rumbo a Izola pueblo pesquero en el que dormíamos, pasamos por el castillo de Peredjama. Nos pareció impresionante todo, hicimos tramos de autopista y tramos de carretera comarcal, en general en muy buenas condiciones y sin atascos. Además, llevábamos la pegatina de coche de alquiler así que no teníamos que parar en los peajes lo cual es muy cómodo.
  • Tercera parada: Croacia. He vuelto cautivada y con la sensación de que me queda machismo por ver. Entramos en el país por la carretera 8 que va pegada a la costa y tiene unas vistas impresionantes. Es importante tener en cuenta que a día de hoy es imprescindible llevar pasaporte, ya que a traviesas la frontera con Bosnia dos veces. (El paso fronterizo genera importantes atascos… lo digo para que lo tengáis en cuenta). Como teníamos poco tiempo decidimos únicamente ir a la isla de Braca y a Dubronvnik. Para llegar a la isla de Brac cogimos un ferry en Split que nos permitía llevar el coche (compramos el billete sobre la marcha https://www.jadrolinija.hr/en/ferry-croatia), al llegar a Superstar pusimos rumbo a Bol, conocida por su espectacular playa con forma de cuerno. Terminamos el viaje en Dubrovnik, donde dormimos fuera del casco histórico en un hotel que nos encanto https://www.hotelneptundubrovnik.com/es/ y del que os hablaré con mas detalle en el post de Croacia. Únicamente deciros que habíamos leido en muchos blogs que en Croacia es de los países en los que es habitual tardar más tiempo en los recorridos de lo que dice google maps y aunque a nosotras no nos pasó si es fácil que te ocurra, ya que probablemente te toque alternar tramos de autopista con carretera convencional de un sólo carril y según la hora del día mucho tráfico que dificulta los adelantamientos, ademas con frecuencia a traviesas pueblos o pequeñas ciudades por lo que tienes que ir más despacio y especialmente atenta.

Hasta aquí llega el resumen de nuestro breve roadtrip que disfrutamos muchismo!

Imprescindibles de la Habana. (con silla de ruedas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin lugar a dudas, La Habana es una ciudad con un encanto especial, que en muchos sentidos permanece parada en el tiempo y apenas ha sido rehabilitada ni reformada. Como excepción a esta premisa, esta la zona cercana al puerto; perfectamente preparada para la llegada de cruceros llenos de turistas ávidos de respirar un poco de aire de la isla, aquí si están la aceras recientemente pavimentadas, la señalética es moderna y hay mapas a disposición de los turistas.. lo cual en cierta medida la asemeja a cualquier ciudad sin esa esencia especial..

De las muchas cosas que no puedes dejar de hacer en esta ciudad.. hay una que destaca especialmente que es… el placer de perderte por sus calles… pasear sin un itinerario claro ni un horario marcado.. pudiendo así pararte a descubrir joyas escondidas o a disfrutar de la música callejera. Dicho esto, sin lugar a dudas hay algunos sitios que no puedes perderte.

  • El malecón, la estampa del mar corriendo y muchos pescadores y habaneros corriendo es espectacular. Para aquellos que vais rodando os aviso, que hay tramos del malecón bastante deteriorados por ello no siempre es cómodo pero en general es perfectamente transitable.
  • Pasear por la Habana vieja, y visitar algunas de sus joyas entre las que se encuentran sus cuatro plazas principales: la Plaza de Armas, la plaza de la Catedral, la plaza Vieja y la plaza de San Francisco de Asís. Es bueno asegurarse de pasar por las calle Obispo, MercaderesOficios u O´Reillyllenas de vida! Aquí están la Floridita y la Bodeguita de en Medio, la verdad que nosotras solo hicimos la foto de rigor porque había muchos sitios igual de animados y no tan caros…jeje. En la esquina con la calle mercaderes de la plaza vieja esta el edificio   Gómez Vila que en su parte superior tiene una cámara obscura; que a través de un sistema de ilusiones ópticas te permite disfrutar de una visión de  La Habana muy chula. Se accede por ascensor.
  • El limite de la Habana Vieja lo marcala calle Pradoque es una amplia avenida con una bulevar en el cero que a mi me recordó mucho a las ramblas de Barcelona.
  • El Hotel Nacional, es una verdadera obra de arte con una terraza con espectaculares vistas al mar. Tomarte ahí un mojito con la música de fondo que caracteriza a la ciudad es otro gran placer
  • Paseo en coche de época,especialmente con la melena al aire en los irresistibles descapotables americanos previos al bloqueo que inundan la ciudad. Se alquilan por periodos de tiempo, es importante llegar a un acuerdo con el conductor antes de montarte. Nosotras aprovechamos el trayecto con el conductor para ir al espectacular cementerio Habanero y cruzar al Parque Histórico Militar Morro-Cabaña. Es especialmente destacada la pericia mecánica de los cubanos que mantienen estos coches perfectos sin poder emplear piezas de repuesto originales ni disponer de un servicio técnico oficial.
  • El Parque Histórico Militar Morro-Cabaña, ofrece unas vistas panorámicas inmejorables de La Habana. Además aquí están el Castillo de los Tres Magos Reyes del Morro y la Fortaleza de San Carlos en La Cabaña, en un mausoleo de tiempos inmemoriales de batallas por la soberanía de la isla entre España e Inglaterra. A las 21h todos los días se celebra la ceremonia del cañonazo, en la que actores vestidos con el antiguo uniforme militar recrean el disparo de un cañón sobre el puerto, nosotras la verdad que no lo vimos, pero lo incluyo porque nos lo  recomendaron en distintas ocasiones.
  • El museo de la Revolución, merece la pena invertir mínimo una hora para poder visitar todas las salas y leer toda la información que contiene.
  • Justo en el limite de la Habana Vieja, en la zona de amarre de los cruceros, se aprecia las reformas que esta acometiendo el gobierno para convertir la zona en más amigable para los turistas. La buena noticia es que incluían criterios de accesibilidad y diseño para todos.
  • El Vedado, otro punto de la ciudad por el que no puedes dejar de perderte es un barrio residencial en el que conviven la decadencia de casas que en su día fueron espectaculares pero que se aprecia la falta de inversión en su rehabilitación, con otras casas muy bien mantenidas. Aquí están también la plaza de la Revolución y el monumento a Jose Martí
  • En términos gastronómicos creo que hay dos cosas que no puedes dejar de hacer, esperar tranquilamente la cola de la Heladería Coppeliasituada en un parque cercano al hotel Habana Libre y disfrutar de sus impresionantes helados. Y en segundo lugar comer en unos de sus paladares, me encantaría recomendaros alguno pero la verdad que no recuerdo el nombre de ninguno.. os avanzo que la comida para mi no es el fuerte de Cuba y por lo menos cuando estuvimos nosotras no siempre podías elegir porque había muchas cosas que no tenían.
  • En la Habana hay numerosos campos de Beisboly si no prácticamente lo juegan en cualquier lado, es el deporte nacional. Si te gusta no debes dejar de comprar entradas
  • Una de las cosas que me quede con ganas de hacer es ir al Ballet nacionala ver una actuación.
  • En los paseos no dejes de observar las tiendas, los carteles y propaganda que inundan la ciudad, te ayudaran a comprender muchas cosas.
  • El Barrio de Miramar, ahí nos alojábamos nosotras esta un poco alejado del centro pero para nosotras no fue un problema ya que lo fascinante era pasear y además aunque no lo usamos el hotel ofrecía un servicio de shuttle a la habana vieja que salía cada media hora. Este barrio más ordenado de lo habitual en La Habana, era una zona de gente acomodada antes de que llegara la revolución, de ahí que aun se puedan observar casas espectaculares y abunden los parques y jardines con arboles centenarios. Aquí esta la embajada rusa, con su particular arquitectura.. y el mítico cabaret Tropicana,
  • El Capitolio habanero, fue construido en 1929 por iniciativa del presidente de triste memoria Gerardo Machado, que ordenó que su altura superase a la del capitolio de Washintong

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dos recomendaciones rápidas: hay poco trafico así que circular por la carretera no es peligroso y te evitas los agujeros; los baños accesibles son escasos si necesitas que lo sea aprovecha cuando pases cerca de hoteles y/o museos oficiales, que si suelen tenéroslo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.